...ALEGORÍAS DE UNA VIDA A TRAVÉS DE PENSAMIENTOS...
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.
.*.*.*.*.*.

lunes, 27 de julio de 2015

Hablando contigo

Hace unos días pensé en escribir sobre ti, me salió un texto precioso y lloré mientras pensaba en qué escribirte, en qué decirte...

Hoy intento juntar esos pensamientos y reordenarlos. Y me arrepiento de no haber llevado papel y boli mientras paseaba por el campo. Hoy tengo ganas de hablar contigo:

¿Sabes?
Me acuerdo el día en el que te conocí. Cómo fui poco a poco sabiendo más de ti, y de cómo fue creciendo nuestra amistad. ¿Te acuerdas cuando escuchábamos música juntos? hablábamos por las tardes por el ordenador y hablábamos de música, de un poco de todo, de un poco de nada.... y así pasaban nuestras tardes. Luego veniáis tu primo y tú a mi casa. Pasábamos tardes enteras riéndonos, jugando al tenis, en la piscina, hablando...¿Te acuerdas de quién fue la idea de hacer aquel video gracioso que grabamos en mi jardín? Yo no me acuerdo, pero sí recuerdo lo bien que lo pasamos, y lo divertido que era hacer tomas falsas, una y otra vez...
Me acuerdo de cuando me reía de tu pelo largo y de tu barba, o de cuando te reías tú de mi. De la última vez que te vi, en aquella parada de autobús. Estabas raro, quizá agobiado con tanto examen. Quizá hacía demasiado que no hablábamos. Me acuerdo de tu último mensaje, me escribiste que querías verme, y al final no pudimos vernos una última vez...

Hoy confieso que no me acuerdo de la fecha exacta del día en que te fuiste, que no quiero acordarme de un día tan triste, y que prefiero recordar cada día los buenos momentos que pasamos. He de confesarte que te he odiado mucho, que no entiendo tu decisión, que no comprendo porqué te fuiste y que tendrás que explicármelo algún día, cuando volvamos a encontrarnos. Tienes que saber que me odio a mi misma, por no haber hecho caso a aquel último mensaje.

Hoy como otros muchos días vuelvo a hablar contigo, te cuento lo que me pasa, los planes que tengo, te cuento que he quedado con tu primo y que cada vez que estamos juntos, siento que estás tú ahí con nosotros. Como antes. ¿Te acuerdas?


Hoy hablando contigo siento que me entiendes, que sonríes y me cuentas un chiste, como hacías antes... Hoy sonrío pensando en ti, te echo de menos, como casi todos los días.

Y el día en el que nos volvamos a ver, entonces, reiremos como siempre.


viernes, 26 de junio de 2015

¿Cómo decirlo?

Se me ha olvidado lo que quiero. Ya no lo se.
Hoy he llorado en el suelo, abrazada a mi misma.
Hoy he sentido que me faltaba la respiración.
Hoy no puedo pararlo y se ha abierto en mi una brecha.

Se me ha olvidado si me gusta estar aquí,
se me ha olvidado que no quería estar allí.
Ya no se dónde he de estar, ni que pensar,
ni que decir, ni que sentir...

Ya no me entiendo por dentro.
Mi cabeza se ha convertido en un galimatías,
Un recuerdo de algo que creo haber sido,
Mi corazón no entiende lo que pasa y
sólo llora.

Parece escapárseme todo entre los dedos,
Parece que no encuentro algo a que atenerme,
Nada me convence, o nada me entretiene
¿Cómo decirlo?
Creo que estoy muerta por dentro.

Se me ha olvidado lo que quiero. Ya no lo se.
Ya no se cuánto más puedo aguantar así,
Lloro.
Lloro y me abrazo fuerte.
Lloro y hoy no quiero ser.

domingo, 21 de junio de 2015

Se me ha atascado un sueño



Se me ha atascado un sueño del que no quiero salir...
No se va de mi cabeza, no quiero olvidarlo.

Recuerdos de un momento que creo haberme inventado, cuando paseaba por unas calles inventadas que parecían no terminar nunca. Me pides que te hable y no me atrevo. Me da miedo escuchar esas palabras saliendo de mi boca. Me da miedo lanzarme y no poder parar.
No quieres que te siga, pero hay algo que tira de mi...
Se me ha atascado un sueño del que no quiero salir...

Tantas veces he intentado saber qué piensas.
No se que se te pasa por la cabeza, nunca se interpretar qué dicen tus ojos y ahora tus gestos me confunden más y más. No se si te has dado cuenta ya de que te me has atascado en un sueño.

Di algo antes de que me de la vuelta y no vuelva más, dime que me quede o dime que no hay más... Sujétame antes de que decida dejar de mirarte como te miro, o dime que lo haga. Di algo antes de que cierre la puerta y me marche de este sueño que hemos creado.
Se me ha atascado tanto...

Tengo que despertarme y lo único en lo que pienso es en aquel maizal que no da maíz...
En un molino de agua que no ha llevado nunca agua, en unas calles desiertas por las que no pasan taxis, en castillos y palacios rodeados de amaneceres ebrios.
Perdóname tú, por atascarme en este sueño del que ya estoy segura del que no quiero salir.

Yo solo quiero volver a aquel maizal.



miércoles, 29 de abril de 2015

Más sobre él

Cuando crees que alguien es tan perfecto...vas y en un destello de sombra ves su fealdad...ves lo que hace daño...ves lo oscuro de esa persona...

Poco a poco, como una flor en pleno invierno, se va marchitando lo que te hacía ser tan blanco, débil, puro y sin mancha alguna, algo tan bello te hace pensar que nada, nadie, nunca podría estropearlo pero de repente va un día y te sorprende marchitándose...cayéndose a pedazos, muriendo en el consumo de los días, intentando no sufrir hasta el último aliento....

Un día eres uno y al día siguiente otro, siento lástima por ambos, cuando vienes llorando, quejándote de lo mal que lo pasas, incluso cuando vienes contento quejándote de que ella te cuida demasiado bien, en ambos casos me das lástima, y es cuando más asco me doy a mi misma.

Por haber aguantado tanto tiempo en esa mentira, por haber caído en las redes de tu engaño, por soñar contigo cuando ya me he curado de tu ínfima existencia, y el asco que me da el preguntarme a veces cómo será tu vida. Me encuentro a mi misma rememorando los momentos que pasamos, me río por dentro y noto lo lejos que estoy de esa chiquilla tonta y engañada por alguien sin escrúpulos.

Me encantaría volver a ese día en el que juntos corríamos a refugiarnos de la lluvia, volver a estar pegada a ti en la acera de esa calle a oscuras, volver al momento en el que el taxi pasaba y nos llenaba de agua... volver y que esa inmensa ola de agua sucia se te llevara lejos. Lejos de mí, justo antes de haberme roto en pedacitos.

Quizá lo bueno de esta historia es que no hay rencor guardado en mi, no, ya no. Una crece y aprende a recomponerse, una se hace a sí misma de nuevo. Me gusta pensar que si no hubieses estado en mi vida yo nunca sería como soy ahora, y me gusto.